22 diciembre 2009

Cristóbal López compró Paraná Metal y solicitó un 50 por ciento menos de trabajadores

Dio plazo hasta el 28 de febrero para el acatamiento de retiros voluntarios. Esto se planteó según las proyecciones de producción de la planta local. La definición se concretó el martes en una reunión entre compradores y delegados de la UOM local. Fue informado a los trabajadores en una asamblea en el ingreso a la fábrica.

El martes pasado, durante una reunión en el hotel Sheraton de Buenos Aires con delegados de trabajadores de Paraná Metal y dirigentes de la seccional Villa Constitución de la UOM, el empresario Carlos Fabián De Souza, intermediario de Cristóbal López, anunció que el grupo inversor al cual pertenece hacía uso de la opción de compra de la autopartista.

Ese día venció el nuevo plazo para hacer uso de la opción y, si bien fueron constantes las gestiones, el aporte económico del grupo inversor, junto a la paulatina vuelta de clientes a la planta, indicaban que la transacción se iba a concretar.

De Souza confirmó la compra pero solicitó que para el 28 de febrero, un 50 por ciento de los trabajadores tendría que acatar el retiro voluntario. Este porcentaje representa a 525 trabajadores, de los cuales 430 son afiliados a la UOM y el resto pertenece a Asimra y fuera de convenio.

“Sabíamos que podían esconder algo bajo el poncho”, graficó Leandro Del Greco, secretario de Organización de la UOM villense, durante la asamblea informativa en el ingreso a Paraná Metal, al día siguiente de la reunión, haciendo alusión a esta pretensión del grupo de reducir drásticamente la masa de trabajadores.

Del Greco llevó tranquilidad a los presentes en la asamblea a quienes les explicó que, llegado el 28 de febrero, se volverán a sentar a negociar con los titulares de la fábrica la situación de los trabajadores, en el caso que la aceptación a los retiros voluntarios no alcance esta cifra.

No obstante, la intención del grupo inversor sería de ajustar el régimen de suspensiones con el pago al 20 por ciento en el caso de no lograr equilibrar la producción de la planta al personal que tenga al primero de marzo.

“Esperábamos que nos dijeran que sí, que iban a comprar; y la pretensión de la adecuación del personal para la producción estimada no es nueva, ya sabíamos esto desde enero que arrancamos. Lo que no nos esperábamos era esta forma tan brusca”, añadió el sindicalista al tiempo que consideró que “existen muchas posibilidades de diálogo para ver entre todos que hacemos con respecto a la planta”.

Reunión en Buenos Aires

A la cita en el Sheraton de la ciudad de Buenos Aires asistieron Carlos Leone quien mantenía el 30 por ciento de las acciones de Paraná Metal y se ocupó de hallar al inversor para la operación de salvataje; Daniel González, Alejandro Rodríguez y Carlos Fabián De Souza, quien optó por la compra de la planta, como intermediario del empresario Cristóbal López.

En representación de los trabajadores asistieron Leandro Del Greco y Ramón Godoy por comisión directiva de la UOM local; y José Díaz y Claudio Rivas, delegados de Comisión Interna.

Al comienzo de la reunión, el grupo inversor pretendió ir por una nueva prórroga pero debido al pedido de la comitiva local que dé una respuesta concreta sobre la compra de la fábrica, contestaron que sí hacían uso de la opción de compra pero que en estas negociaciones que llevan adelante con los titulares de la autopartista, aún restan firmar una serie de documentos que están revisando. “Esto puede llegar a entorpecer la negociación por lo que, aunque hayan hecho uso de la opción de compra se puede llegar a caer”, advirtió Claudio Rivas.

Por esta razón se puso un nuevo plazo y hasta el 28 de febrero se abrió un plan de retiro voluntario. Luego de esa fecha, los inversores plantearían la situación en el Ministerio de Trabajo y allí se trataría la discusión salarial y algunos aspectos sobre la producción de la planta.

“A esa fecha, de no llegar a ningún acuerdo, lo que ellos (por el grupo inversor) están planteando es que la empresa tiene que ser equilibrada económicamente y no tener que seguir poniendo plata como lo están haciendo hasta ahora. Si para fin de febrero la planta no se equilibra con la cantidad de retiros voluntarios que pretenden, a partir del 1º de marzo la van a equilibrar con las suspensiones al 20 por ciento”, anticipó Rivas.

Sigue la incertidumbre

“La incertidumbre sigue”, afirmó el delegado local. “Nosotros esperábamos que en la reunión el inversor nos dijera que se quedaba a cargo de la planta y que, a partir del día de hoy (por el miércoles), ya comenzábamos a tratar los temas con la gerencia que ellos iban a designar para la fábrica; pero todavía no tienen definido a quien van a poner para que nosotros podamos tratar nuestras cuestiones de acá para adelante”, dijo Rivas.

Si bien no se conocieron los nombres de la cabezas visibles del grupo; ese día trascendió que Carlos Leone quedaría como presidente del directorio de la autopartista.

Producción y trabajadores

Actualmente la planta produce entre 1000 y 1100 toneladas mensuales y las proyecciones para el año próximo, que en un principio se estimaban en 2500 toneladas, ahora apenas trepan a las 18.000 toneladas anuales; motivo por el cual se propuso el plan de retiro voluntario.

Delegados de los trabajadores asumieron que es muy difícil que en tan poco tiempo acaten ese plan la cantidad de trabajadores que el grupo inversor pretende. Si bien algunos manifestaron su intención de tomarlo, los representantes del sector aconsejaron que no se apresuren a dejar el empleo si no tienen otra cosa.

Fuente: Diario El Sur

No hay comentarios: